Saltar al contenido

Por qué felicitar por la pérdida de peso puede ser peligroso para la salud mental

En la sociedad de hoy es muy habitual calificar tanto la pérdida de kilos que tendemos a poner bastante énfasis en esto. Por eso, felicitarse por adelgazar puede ser arriesgado para la salud psicológica.

Felicitar y sobrevalorar el perder peso

Si en el momento en que percibimos que pierde peso una persona siempre le damos la enhorabuena por haber perdido unos kilos, nos encontramos poniendo bastante énfasis en la delgadez y en adelgazamiento.

Cultura de la alimentación y salud mental: todas las consecuencias psicológicas del pesocentrismo

Valoramos de este modo el peso del cuerpo y más que nada el perder peso, cuando realmente mas importante y más esencial son los hábitos hacen a nuestra salud y no tanto el perder peso.

De ahí que felicitar a alguien por adelgazar puede acentuar los trastornos alimenticios u obsesiones sobre nuestro peso corporal, acentuando formas de proceder para el organismo u otras que alteren la salud psicológica.

Desviarse del peso de nuestro cuerpo y también centrarse en el cuidado de nuestra salud, en especial mediante hábitos de vida saludables, es considerablemente mejor y apreciado que poder adelgazar, en tanto que a una persona delgada o en su peso habitual puede no estar sana.

Por todo ello, felicitar por perder peso no es una conducta muy provechosa, nos encontramos sobreestimando el adelgazamiento y la delgadez, enfocando el valor en solo un numero como los que se muestran en la báscula en el momento en que se dan a conocer los kilogramos de nuestro peso corporal.