Saltar al contenido

La vigorexia o cuando el ejercicio físico y la nutrición correcta dejan de ser sanos

El ejercicio y una nutrición correcta son puntos saludables hasta el momento en que dejan de serlo. La vigorexia pertenece a las modificaciones mentales que nos hace pensar  solo de forma continua en el entrenamiento y en nuestro cuerpo. Comparte ciertas semejanzas con ciertos trastornos alimenticios como la anorexia. La alta exposición de cuerpos idóneos (o eso semeja) en las comunidades son las principales causas de que jamás estemos satisfechos con nuestro cuerpo.

¿Qué es la vigorexia o trastorno dismórfico corporal?

La guía de consulta de criterios del DSM-5 de la asociación americana de psiquiatría, recopila las distintas enfermedades que ya están presentes como el trastorno bipolar, los trastornos de personalidad o los trastornos de ansiedad, entre otros muchas.

Definen la vigorexia como un trastorno dismórfico corporal lo que desata una preocupación de por qué razón nuestro cuerpo no posee bastante masa muscular. No nos atrae nuestra fachada musculosa y nos obsesionamos con mudarla.

Este trastorno perjudica a nuestro modo de vida puesto que la mayor parte de las ocasiones vamos a pensar en el entrenamiento y la nutrición para ayudarnos a acrecentar esta masa muscular, así tengamos poca, o mucha. Esta es la razón por la que en las redes sociales, los expertos no se ponen de acuerdo a la hora de clasificar la vigorexia como un trastorno dismórfico corporal, o añadirlo a los trastornos alimenticios o adicciones.

De qué forma se expone la vigorexia

Istock 528434328

Si bien ir al gimnasio todos y cada uno de los días no es un síntoma de esta dismorfia corporal, sentirse mal por no haber ido un día, o por pasar varias horas sin ir, si. El entrenamiento para ganar masa muscular necesita trabajar nuestros músculos unas cuantas ocasiones por semana con un volumen preciso.

Sobrepasar esta aptitud que tiene nuestro cuerpo va a significar más daño que bien. La dieta es otro aspecto que perjudica bastante a un individuo con vigorexia, supervisar lo que ingerimos y salir con nuestra pareja, amigos o familiares a tomar algo sin poder sentirnos responsables.

Quizá te interese :  ¿Manos secas en invierno? Aprende a protegerlas

Cuida tu salud mental este año: siete estrategias que puedes implementar en tu día a día para mejorarla

El entrenamiento y la dieta conducen al tercer y más alarmante síntoma: odiando el cuerpo en el que vivimos y siempre y en todo momento sintiéndonos mal por él, sin importar un mínimo de qué manera se vea. El culturismo se encuentra dentro de los niveles en los que se expone con mucho continuidad esta dismorfia muscular. Personas con enorme masa muscular, pero que aún se ven «pequeñísimas».

Una de las maneras en que se expone la vigorexia es con el «control del espejo». Nos observamos al espejo siempre y cada vez que tengamos la posibilidad de revisar nuestro estado físico, viéndonos siempre y en todo momento en un estado mejorable. Este proceder puede verse agravado por múltiples fundamentos que vamos a comentar ahora.

Agravaciones de la vigorexia

Istock 1062847600

Gradualmente la vigorexia puede llevarnos a un trastorno mental complejo que podría conducir a secuelas graves. El incremento de masa muscular tiene un techo fisiológico el cual se hace realmente difícil hipertrofiar nuestros músculos.

En este punto, los esteroides tienen la posibilidad de ingresar en juego para ganar más masa muscular. Si nos proseguimos observando con poca masa muscular la utilización de esteroides puede volverse abusivo, con los efectos en la salud que esto acarrea.

La depresión asimismo puede mostrarse en el momento en que estamos mal con nuestro cuerpo, hasta el punto de no estimar llevar a cabo nuevos proyectos. La depresión severa, combinada con otros causantes de este trastorno, puede aun conducir a pensamientos auto destructibles.

Componentes que incrementan el peligro de desarrollar vigorexia

Fitness

Existen algunas vivencias vitales y componentes psicológicos que tienen la posibilidad de acrecentar la posibilidad de la presencia de la vigorexia

Progresar nuestro cuerpo para eludir semejantes mofas, o agrandarlo a fin de que absolutamente nadie nos mire, puede ser una reacción a este acontecimiento. Esto causa que el los jóvenes son entre las principales actores a tomar en consideración en la aparición de la vigorexia, como lo demostró una investigación con jóvenes estadounidenses, que el 22% tenía síntomas de este trastorno.

Quizá te interese :  ¿Sabías que la zanahoria ayuda a la piel y evita las arrugas?

La condición mental asimismo jugará un papel esencial en la aparición de este trastorno dismórfico corporal. Además de esto, si nuestro deporte necesita control de peso, como los deportes de combate, donde debemos ofrecer un peso determinado, puede acrecentar la posibilidad de vigorexia.

No es solo la salud física, así afectan las dietas milagro a nuestra salud mental

La población más expuesta a este trastorno corporal son los culturistas rivalizando con sus cuerpos y exponerlo delante de unos jueces unos jueces a fin de que los valoren. Esta población es dependiente del cuerpo y esto desata el peligro de obsesión por el entrenamiento, la dieta y la proporción de masa muscular.

Las redes sociales es otro foco donde mas se esta extendiendo la vigorexia a lo largo de la última década. Antes nos comparábamos con los vecinos de nuestra localidad o vecindario, o con los grupos que teníamos cerca de la playa. En este momento nos comparamos con todos, sacando su celular del bolsillo.

Es de esta forma como novedosas dismorfias como dismorfia de Snapchat con la que la multitud asiste a los salones de belleza para parecerse a esas personas de esa comunidad. ¿Qué va a pasar en el momento en que las generaciones nacidas con un móvil bajo el brazo tengan cierta edad? Vamos a revisarlo.

¿Se puede sanar la vigorexia?

Istock 1129684112

Como cualquier dolencia lo primero y aconsejable es preguntar a un profesional de la psicología para marcar los procedimientos que se deben llevar a cabo. Si has tenido la sensación de sentirte así, existen algunas cosas que puedes realizar en el hogar, pero siempre y en todo momento con la asistencia de un profesional de la salud psicológica.

Entrena no mucho más de una hora cada día, ciertos días por semana con sus días de reposo. El entrenamiento es salud física y mental, por este motivo no hay que eliminarlo, sino hay que cercarlo en temporadas mas sanas. Caso de que emplees esteroides, la opción mejor sería eliminarlos, por tu salud a mediano y largo plazo.

Cultura de la alimentación y salud mental: todas las consecuencias psicológicas del pesocentrismo

¿Tiene un contador de calorías en tu teléfono? Quítatelo y deja de pesar y medir todo por un tiempo. No obstante, come sano y en proporciones próximas a las que precisas. Contar calorías no te va a ayudar si tienes vigorexia. Si este trastorno no está presente, contar calorías siempre y en todo momento nos va a ayudar en nuestro propósito, pero si existe algún pico de obsesión puede ser atrayente a eludir su uso.

Quizá te interese :  Por qué cuesta tanto adelgazar durante la menopausia

La vigorexia comparte síntomas con la adicción, con lo que puede tratarse como tal

Istock 529116457

Tal como un alcohólico asiste a Alcohólicos Anónimos para el tratamiento de su adicción, un individuo con vigorexia que asista a grupos de personas con el mismo problema, se beneficiará de estar tratado, con otras personas con dismorfia corporal. Se calcula que una de cada 50 personas tiene algún género de perturbación de esta clase.

Puedes ocupar tiempo que sobrepasa el ir al gimnasio, y salir al aire libre a entrenar otro deporte. La meditación asimismo se puede integrar en tu rutina día tras día para emprender este trastorno, adjuntado con un bloc de notas, expresando en todo momento de qué forma te sientes cada día y ver tu avance.

Suprima los causantes desencadenantes que lo llevan a pensamientos relacionados con la vigorexia. El ejemplo mucho más claro es dejar de ver culturismo, CrossFit o disciplinas donde todo da un giro cerca de cuerpos musculosos.

Un profesional de la salud psicológica te va a ayudar en el régimen de la vigorexia con distintas terapias donde tenemos la posibilidad de detectar patrones de pensamiento y o cambiar la manera en que nuestro entendimiento responde. Somos nosotros los que observamos nuestro cuerpo de una manera u otra, con lo que deberemos ser nosotros, con la asistencia de un profesional, cambiar este modo negativo de mirarnos a nosotros mismos.