Saltar al contenido

Así trabajamos el abdomen con este ejercicio

Las sentadillas son un ejercicio idóneo para entrenar las piernas y pertenece a los más esenciales en el momento de encontrar unas piernas de acero. Pero hacer sentadillas no es solo para hacer mas fuerte las piernas, sino más bien son un complemento para entrenar todo el cuerpo.

Los abdominales son un ejercicio que no puede faltar en ninguna rutina de entrenamiento. De ahí que desde El aprendiz siempre y en todo momento hemos sugerido su implantación. Esta demostrado que un buen entrenamiento de abdominales, tiene influencia en otros grupos musculares, de forma directa o indirectamente.

Cuantas veces a la semana nos interesa hacer un entrenamiento para los glúteos para fortalecerlos y darles volumen

Las piernas son la parte más trabajadas, lógicamente, al hacer sentadillas, pero asimismo otras partes, como por ejemplo los abdominales, son entre las partes que intervienen en la confección de los glúteos. De ahí que en este articulo deseamos detenernos en este punto.

Virtudes de las sentadillas

Pero antes de nada nos paramos en las virtudes que un buen trabajo sobre los glúteos que nos da un buen nivel corporal. No debemos olvidar que es un ejercicio que implica múltiples músculos al unísono.

En el momento en que hacemos abdominales o sentadillas, lo que hacemos es activar los músculos que forman las piernas. Singularmente cuádriceps y glúteos. Seguidamente, activaremos los isquiotibiales, los abductores…

Más que nada nos servirán las sentadillas para trabajar en los estabilizadores del cuerpo, cadera… Aquí es donde van a entrar en juego tus abdominales, que van a ser esenciales para realizar el trabajo y llevarlo a cabo.

Los abdominales trabajan los conjuntos musculares más grandes del cuerpo, lo que los transforman en los ejercicios de cuerpo mas duros para trabajar.

Antes de nada requerimos que se entienda que son un movimiento fisiológico, que implica un trabajo de incontables músculos grandes en el cuerpo. El movimiento que efectuamos es habitual y frecuente, no es forzado, y de ahí que es un ejercicio que no puede faltar y que nos va a hacer trabajar el cuerpo de la mejor forma viable.

Quizá te interese :  Cuatro ejercicios para unos bíceps colosales

Como hablamos de un movimiento natural del cuerpo, todas y cada una de las partes que conforman las piernas van a estar implicadas. Es un movimiento que llevamos a cabo todos los días y por consiguiente a priori no habría de ser difícil de conseguir.

Decantarse por este ejercicio en el entrenamiento nos dejará alzar bastante peso, a través de la acción de los músculos de las piernas. Pero asimismo tenemos la posibilidad de efectuar los abdominales con nuestro peso, sin emplear cargas, y aun de esta manera activaremos los distintos conjuntos musculares y también incidiremos en ellos.

Es un ejercicio que podemos llevarlo a cabo en cualquier sitio, y sencillamente requerimos entender de qué manera llevarlo a cabo. Es esencial que a lo largo de la sesión se tengan presente ciertos puntos, que examinaremos a continuación.

Realización de la sesión

Para empezar, las piernas tienen que ponerse paralelas, y con los pies totalmente apoyados en el suelo. Las pondremos abiertas un tanto más que el ancho de las caderas. Espalda recta, un pelín inclinada hacia adelante. Los brazos se tienen que emplear para asistirnos a sostener la estabilidad a lo largo del ejercicio.

Es esencial que partiendo de esta situación, lo que hagamos sea bajando y trayendo la parte posterior hacia atrás, mediante la flexión de la rodilla y la cadera. Al descender es esencial sostener la espalda recta y supervisar el movimiento en todo instante.

Debemos bajar trayendo la parte de atrás de la espalda, sosteniendo la espalda recta y activando todos y cada uno de los músculos de las piernas y contrayendo el abdomen para activarlo.

Con este descenso entran en juego los músculos que conforman las piernas, en tanto que son los que resistirán toda la tensión del ejercicio. Pero para sostener el punto de equilibrio y seguridad del cuerpo, entra en juego la parte central y todos y cada uno de los músculos que lo conforman. Es por ello que hacer sentadillas es buena herramienta para trabajar el abdomen.

Quizá te interese :  ¿Cuántas veces a la semana debería hacer peso muerto?

Conjuntos musculares que estamos trabajando en las sentadillas

Pexels Andrea Piacquadio 3775566 1

 

Cuando vimos las ventajas y la técnica para efectuar el ejercicio correctamente, es esencial detenerse en grupos musculares que vamos a trabajar. Y sucede que las piernas están primordialmente implicadas, y todos y cada uno de los músculos que las conforman. Pero de lo que no entendemos bastante es que los abdominales se trabajan al realizar abdominales.

Como ahora hemos adelantado, el núcleo es un estabilizador y una fuerza del organismo. Es un nexo de unión y equilibrio entre las ubicaciones superiores y también inferiores del cuerpo. De ahí que estamos trabajando y practicamos en las paradas sin percatarnos. Es quien se encarga de que no nos caigamos y seamos capaces de supervisar el movimiento en todo instante.

El core es una sección que estamos trabajando al realizar sentadillas, en tanto que es un estabilizador del cuerpo y de la posición, ayudándonos a sostener la estabilidad en todo instante.

Los músculos abdominales que forman el núcleo, se comportan como un corsé natural que afirman todos y cada uno de los órganos y que nos asisten a tener un punto fuerte que se empleará para alzar la carga. No debemos olvidar que las sentadillas es un ejercicio explosivo que necesita altas dosis de energía.

En el momento en que actuamos nos encontramos primero con trabajar los músculos de las piernas. Estos son músculos enormes que necesitan mucha más sangre que bombear. Por este motivo es esencial poder normalizar bien el cuerpo para soportar la tensión que se crea. Aquí es donde entran en juego todos y cada uno de los músculos abdominales.

Al efectuar los distintos movimientos del trasero, así sea cargado o descargado, tanto cuesta abajo como cuesta arriba, la pared abdominal se contraerá con la capacidad de mantener la columna vertebral y todos y cada uno de los órganos internos. De esta manera aguantaremos mejor la tensión y vamos a poder levantarnos completamente.

La contracción del abdomen se efectuará de manera prácticamente involuntaria, pero tenemos la posibilidad de fortalecerlo si nos enfocamos en esta parte del cuerpo, y no solo en los músculos de las piernas. De esta manera lograremos que los abdominales se robustezcan haciéndolos presentes a lo largo en todo momento que dure el ejercicio.

Quizá te interese :  Haz los ejercicios de glúteos que sí funcionan

Ciertos avisos a tomar en consideración

Pexel Iván Samkov 4164465

Para hallar un preciso trabajo y avance de la musculatura abdominal a lo largo de las sentadillas, lo que vamos a hacer va a ser iniciar con cargas moderadas, que nos dejan efectuar cada movimiento apropiadamente. De esta manera evitaremos hacernos daño por carecer de fuerza en esta región.

 

Muchas personas emplean un cinturón lumbar para realizar sentadillas, a fin de que esta región nos aguante. Pero el cinturón a abrochar son los abdominales. De ahí que no aconsejamos la utilización de faja lumbar, si lo que deseamos es hacer mas fuerte el core es preferible trabajar esa zona haciendo sentadillas.

De ahí que es positivo que sepamos lo esencial que es ser consciente de esto al llevar a cabo este ejercicio, por el hecho de que de esta forma lograremos una manera más óptima en esta parte del cuerpo.

No debemos olvidar que al trabajar las piernas, se bombea mucha sangre. Esto incrementa la circulación y por consiguiente la recepción de nutrientes va a ser mayor. Esto nos va a ayudar a conseguir un mejor avance de las partes implicadas en el ejercicio. Conque tus abdominales van a ser una de esas partes que se favorecerán al realizar sentadillas.

Este entrenamiento con pesas es perfecto para yoguis que quieren mejorar su postura durante las asanas.